Slim algo quiere y no es sólo petróleo del sector energético

Grupo Carso regresó al mundo energético, pero no se quedará sólo con petróleo.

Analistas ven en la compra del 5.4 por ciento que hizo en agosto de PBF Energy, una empresa de infraestructura energética y refinación con sede en Nueva Jersey, las pistas para los siguientes negocios del empresario, alguna vez el más rico del planeta.

PBF Energy opera refinerías en California, Delaware, Louisiana, Nueva Jersey y Ohio.

Alejandro Azar, analista de GBM, precisó que 
no se trató de una inversión del grupo, sino de una postura individual de Carlos Slim y su familia.

Ramses Pech, consultor energético y económico de Caravia y Asociados, refirió que esta inversión la realizó para 
estudiar el mercado y empezar a refinar crudo, pues es ahí donde también hay mayores rentabilidades.

“Lo que está haciendo Carlos Slim es invertir para determinar y tener conocimiento de 
cómo se realizan las cosas en el sector de refinación y transporte. Número dos, ya se dio cuenta él de que el negocio no está en hidrocarburos sino en transformarlos, o sea manejar la energía o manejar su transformación”, detalló.

empresas

Slim por el simple hecho de reventa de acciones de esta compañía de refinación y logística americana podría ya generar una ganancia.

Las acciones de la firma se cotizaron en 20.12 dólares cada una el 22 de agosto, día en que ‘el ingeniero’ cerró la operación. Ayer finalizaron en 27.28 dólares, por lo que su inversión creció 35 por ciento en 40 días, según datos recopilados por El Financiero de la terminal Bloomberg.

Para Pech, la meta no está solo en revender las acciones sino en 
esperar a que el negocio en México esté listo para tener inversiones privadas en la refinación, el transporte y comercialización de petrolíferos.

“Lo que está viendo Carlos Slim es que aún no hay un plan específico de inversiones en México todavía, ¿Por qué? Porque si existiera hubiera hecho ya una inversión y ya tendría dinero invertido en almacenamiento o una refinería", señaló.

“Aquí todavía no ante las circunstancias de que no hay una norma, ni un mercado abierto y maduro, se está esperando para estar listos para el año 2020 o 2022, ahorita no”, agregó Pech.

 

 

Fuente: El Financiero