Apertura de gasolineras cae a niveles de hace 30 años; sector busca simplificar regulación

En 2020, la puesta en marcha de nuevas gasolineras se situó en menos de un centenar estaciones en el país, esto es un nivel similar a lo que se tenía en promedio por año antes de 1992.

Ante la parálisis del sector, los empresarios están preparando una propuesta de simplificación regulatoria para ponerla a consideración de las autoridades correspondientes.

Desde 2000, el propio sector gasolinero empujó ante la Secretaría de Energía (Sener) una serie de regulaciones que ahora resultan contraproducentes ante la falta de respuesta para nuevos permisos y modificaciones de los existentes, principalmente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Gerardo Cantú García, socio fundador de Petrorack, reconoció que antes entre más regulación tenían mejores márgenes de ganancia, donde pasaron de un 3% a 6.5% sobre el precio de venta en estaciones de servicio.

Pero a partir de 2017, con la liberalización de precios esta sobrerregulación que el mismo sector propició, dejó de servir para ese fin, no obstante, se quedó y cada vez es más compleja, y tienen que cumplir una serie de disposiciones de la CRE, la Secretaría de Hacienda, de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente.

“Cada vez que teníamos más regulación y dificultábamos más la entrada de nuevos participantes, teníamos ese doble beneficio, esa es la verdad”, dijo durante un panel organizado por la Asociación Mexicana de Proveedores de Estaciones de Servicio (AMPES).

Señaló que entre 2000 y 2010 estos beneficios impulsaron nuevas estaciones, pues anualmente en promedio se ponían en marcha 500 gasolineras.

“Creo que el sector sinceramente necesita ponerse a pensar y replantear, no tanto para quitar la normatividad, pero sí simplificar, (…) estamos llenos de normatividades por todos lados y estamos muy expuestos a estar fuera de algunas, el otro problema que hay con este endurecimiento de las reglas, es que ya no tenemos la oportunidad de modernizarnos fácilmente, tenemos que poner de acuerdo demasiados intereses”, dijo.

Cantú García refirió que había muchos proyectos que se fueron empantanando por la misma regulación, razón por la que el sector ahora está paralizado, porque la autoridad no tiene la forma de hacer las cosas rápidas y expeditas.

La única opción que ve es que el sector se una, que deje de tener miedo y se entable un diálogo con las autoridades para que los dejen hacer su trabajo, incentivando las inversiones, pero sin dejar de cumplir las reglas.

Son varias gasolineras las que no tienen un permiso para el expendio al público, desde hace un año y medio están a la espera, y no sólo están atoradas las franquicias de privadas, hay muchas con bandera de Pemex, añadió.

Por su parte, Luis Alfonso González, socio fundador de ENIX, consultora especializada en el sector energético, coincidió que este es un asunto que se debe resolver en bloque y con una comunicación con las autoridades.

González, quien también fungió como secretario ejecutivo de la CRE, apuntó que el sector está detenido por órdenes del Ejecutivo, no por falta de capacidades del órgano regulador.

“Está paralizado por instrucciones de López Obrador, hay un memorándum que se hizo público, que le llegó a la CRE de no autorizar más permisos, (…) hay que recordar que no tiene autonomía constitucional es una rama del Poder Ejecutivo y está supeditada al presidente de la República”, reveló.

 

Fuente: Forbes